miércoles, 14 de junio de 2017

II

James no la conocía, pero se reía con ella. Le resultaba curioso que se pareciera a la protagonista de la película japonesa que había visto a los nueve. Se sonreían en la mesa redonda, donde ya estaba yo poniendo la fruta y dándome cuenta de que su belleza lo transportaba.

Salí.
        Al patio.
                      A sentarme en mi silla de madera.

                                                  Y James salió después, y se sentó a mi lado.
                                                  Me dijo: "Nadie que no lleve tu nombre".

                                                                            Tete se depidió a lo lejos
                                                                       con su bolso de trapo colgando.

                                                  Y lo supe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario